Arroz al té con verduras al limón.

Ingredientes:

 

200gr de arroz integral

1 rama de apio

1 puerro

1 cucharada de hojas de té verde

2 cucharadas de pimiento verde picado

2 cucharadas de pimiento rojo picado

2 cucharadas de nabo picado

2 cucharadas de guisantes

200gr de champiñones

3 cucharadas de aceite de oliva virgen

 

Para la salsa:

1 taza infusión de té verde

1 cucharada de: aceite, azúcar moreno, zumo de limón, ralladura de piel de limón, kuzu o almidón de maiz y una pizca de sal.

 

Hacemos un litro de té verde con la cucharada de hojas. Cocemos el arroz en este té junto con la rama de apio en vez de en agua. Reservamos. Salteamos todas las verduras a fuego fuerte hasta que estén algo doradas por fuera y crujientes por dentro. Hacemos la salsa mezclando el kuzu o el almidón con el té verde ya frío, lo juntamos con el resto de los ingredientes y lo cocemos unos pocos minutos removiendo hasta que esté suave. Se sirve todo junto.

Sopa fría de hortalizas con té.

Ingredientes:

 

2 zanahorias

3 ramas de apio

2 pepinos

2 trozos de pan duro

1 diente de ajo

8 cucharadas de aceite de oliva virgen

1 cucharada de hojas de té verde

600ml de agua

1 cucharada de vinagre

sal

 

 

 

 

Hacemos el té verde y lo dejamos enfriar. En la batidora, trituramos el ajo con el aceite. Añadimos el resto de los ingredientes y trituramos todo bien, poniendo un poco de té si estuviese muy espeso. Al final añadimos todo el té y batimos un poco más. Lo pasamos por el pasapurés y el chino y enfriamos bien. Se puede seervir con trocitos de las frutas y verduras que nos apetezcan, como por ejemplo la manzana. Se puede espesar con nueces.

Helado de té verde

INGREDIENTES:

3/4 de una taza de leche
2 yemas
5 cucharadas de azúcar
3/4 de taza de crema o nata espesa
1 cucharada de matcha, té verde en polvo
3 cucharadas de agua caliente

 

En primer lugar hay que hacer el té, mezclándolo bien en un tazón con el agua caliente, reserva.
A continuación se baten ligeramente las yemas en una cazuela, se añade el azúcar y se mezcla bien. Se va añadiendo poco a poco la leche.
Pon la cazuela a calentar a fuego lento, calienta la mezcla, no pares de remover. Cuando la mezcla esté espesa, apaga el fuego.
Empapa la parte inferior de la cazuela con agua con hielo para refrescar la mezcla. Añada el té verde en la mezcla de huevo y mézclalo bien, espera a que se enfríe todo.
Añade la nata espesa ya batida en la mezcla y remueve cuidadosamente.
Se vierte la mezcla en un contenedor, se mete en el congelador y de vez en cuando se remueve el helado mientras esté en el congelador.